El Día Después
SE PUSO NEGRO EL FUTURO PARA CALDERÓN

Número 515 | La Carpeta Púrpura 515 | Yuri Serbolov

Como la película “El día después”, el 4 de noviembre marca un antes y después para el gobierno de Calderón, pues recibe dos fuertes impactos que lo cimbran personalmente y a todo su gobierno y su proyecto:

- La muerte de Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación, su amigo y su principal estratega desde la campaña electoral hasta la lucha contra el narco y

- El triunfo de Barack Obama como primer presidente negro en la historia de Estados Unidos, cuando él apostó a favor del republicano John McCain.

¿Qué implicaciones tienen esos dos acontecimientos?

En primer lugar tiene que reacomodar su gabinete político e incluso repensar su proyecto más allá del 2012, porque era un secreto a voces  que Calderón quería convertir a Mouriño en su “delfín” para sucederlo en la presidencia de la República.

En segundo lugar tiene que repensar su estrategia

de lucha contra el narcotráfico. La muerte de José Luis Santiago Vasconcelos, quien hasta agosto se desempeñó como subprocurador de Asuntos Internacionales de la PGR, le significa otra fuerte pérdida.

En tercer lugar tiene que repensar su política internacional, porque el triunfo de Barack Obama, como primer presidente negro y no afín al modelo neoliberal, significa un duro golpe tanto para su lucha contra el narcotráfico, al grado que según el propio columnista Ricardo Alemán “el presidente Calderón se podría quedar solo en su guerra contra el narco” (El Universal 4 noviembre), como para su relación personal con el presidente más poderoso del mundo, ya que Obama no es afín a gobiernos sujetos al capricho de los grupos de poder. Obama lo advirtió claramente: “Al final, de esto se trata esta elección. ¿Queremos participar en una política de cinismo o en una política de esperanza?”.

1 2 3 4 5 6 7 >

Entrar a la versión completa del artículo