La política mexicana está enferma y Calderón también
¿ENVENENAR AL PAIS?

Número 579 | La Carpeta Púrpura No. 579 | Yuri Serbolov

O la política mexicana está enferma o los políticos mexicanos nomás no saben cómo anteponer los intereses nacionales por sobre los intereses personales, de grupo y de partido.


Calderón no ha sabido ser Jefe de Estado, pero ah!!! cómo funciona como jefe de partido, ya hasta aplicó la dedocracia para destapar a Cordero como su sucesor para el 2012. Falta que los otros candidatos del PAN se lo pasen, sobre todo Santiago Creel que encabeza las encuestas y Josefina Vázquez Mota, que es la única que ha tenido el valor de enfrentarse a Calderón, al renunciarle a la SEP por no doblegarse a la “teacher” Elba Esther y por no aceptar la  candidatura al gobierno del EdoMex, cuando era la única panista que podía dar la pelea en esa entidad.


Calderón odia al PRI y a los priístas pero se comporta igual que ellos: hace madruguetes, aplica el dedazo, organiza la cargada... Realmente su comportamiento es patético, de pena.


Igualmente ha

iniciado la judicialización de la política, como un acto de intimidación al PRI, al cual parece que no le podrá arrebatar el Estado de México por la buena y entonces lo quiere intentar por la mala. Igualmente amenaza  a Telmex y a las televisoras a fin de que no se les ocurra apoyar a Peña Nieto para el 2012. Es decir, que Calderón es capaz de utilizar cualquier medio con tal de lograr sus fines. Pero se olvida que Maquiavelo sugería utilizar medios innobles para fines nobles, en tanto que Calderón está utilizando medios innobles para fines innobles, lo que lo convierte en un corrupto.


Pero el problema principal, preocupante, es que Calderón en su afán de no entregarle la banda presidencial a un dinosaurio priísta esté dispuesto a envenenar al país, a dar otro golpe de Estado como los que dio en 2006 con el fraude electoral o como el de las alianzas contranatura que hizo entre el PAN y el PRD en Oaxaca, en Puebla, en Sinaloa y en Guerrero.


1 2 3 4 >

Entrar a la versión completa del artículo