Café San Lázaro
EL REY DESNUDO

Número 553 | La Carpeta Púrpura 553 | Yuri Serbolov

 Por Rami Schwartz (rami@mexico.com)


Una cosa es tomarse un cafecito en Starbucks y arreglar con los cuates el país (o mentar madres contra los políticos) y otra muy distinta es hacerlo en la tribuna más importante del país, la Cámara de Diputados. Lo que se diga a nivel de cuates, entre cuates queda, pero lo que se dice en San Lázaro, queda plasmado en el diario de debates y pasa, coma por coma, a la historia del país. Si uno desmiente en Starbucks o no a un cuate que dice que el Presidente es un ladrón o espurio o que Peña Nieto es un asesino no tiene importancia. Pero cuando estas afirmaciones se hacen en la tribuna de la Cámara, si no son ciertas se deben desmentir, porque si no se hace esto, se toman por buenas.

En la ya famosa sesión del miércoles 10 de marzo en San Lázaro se dijeron cosas muy fuertes en contra del jefe del ejecutivo y tristemente para él y la democracia del país, ningún panista las desmintió.

Ciertas o no, estas afirmaciones ya quedaron plasmadas en el diario de debates y este va a dejar muy mal parado a Calderón (¿más?) en el juicio sumario que le tiene preparada la historia.

Se le acusó de alcohólico, de espurio, de usurpador, de corrupto y ladrón y ningún panista, ni ningún diputado, salieron a  defenderlo. La pregunta obligada es, ¿Dónde quedó el oficio político del PAN, que durante años dio estatura a los debates en la Cámara y ahora se ha vuelto el partido más enano?. Los priístas, con más oficio e institucionalidad, lograron borrar del debate la acusación sin fundamento de una diputada panista, María Elena Pérez de Tejada, que ardida acusó a Peña Nieto de asesinar a su ex esposa. Pero al Presidente Calderón le llovieron todo tipo de acusaciones, descalificaciones y calificativos y si como dice el dicho, “el que calla otorga”, entonces cuidado porque todo lo ahí dicho se convertirá en verdad.


1 2 3 4 5 6 >

Entrar a la versión completa del artículo