El Desafío de la Comunicación ante la Violencia Deliberada de la Mentira

Número 503 | La Carpeta Púrpura 503 | Yuri Serbolov

El Desafío de la Comunicación ante la Violencia Deliberada de la Mentira

Buenas tardes. Espero no decir muchas mentiras. Y si las digo espero que no se noten o que me tengan benevolencia (Ponencia presentada en el Club de Periodistas).

1. ¿Qué es la mentira?

Todos sabemos qué es la mentira. Todos hemos dicho alguna mentira. QUIEN NO HAYA DICHO UNA MENTIRA LEVANTE LA MANO. Somos expertos en decir mentiras. Y el que diga que no ha dicho una mentira ya está diciendo una.

Peter Demianovich Outspensky en su libro Cuarto Camino dice que si clasificamos a los seres humanos, que si hiciéramos una taxonomía, tendríamos que clasificar a los seres humanos como una “especie mentirosa”. Cuando yo leí esa aseveración por primera vez sentí como una bofetada en el rostro. Me dolió que nos clasificaran como una especie mentirosa. Pensé: “serán los demás, yo no” (ya me estaba

diciendo yo una mentira). Decimos mentirotas, mentirillas, mentiras piadosas, mentiras blancas... Quizá no decimos mentiras deliberadamente, pero lo hacemos inconscientemente, por inercia, en automático, por costumbre, por ejemplo, cuando decimos:

 “Ahora vengo”, “mañana te hablo”, “si lo voy a hacer”, “después”, “yo te llamo”...

Algunas veces no nos queda de otra. Por ejemplo, cuando mi hija tenía cinco años me preguntó si yo era Santa Claus. Estuve a punto de decirle que sí, por la panza, pero le iba a destruir una ilusión y me iba a echar una bronca con mi esposa. Así que le tuve que decir una mentira piadosa. Osho dice:

«Los niños han sido explotados durante siglos precisamente porque confían. Puedes mentirles muy fácilmente, porque te creerán. Si eres un padre o una madre, creerán sin dudar que eres auténtico.


1 2 3 4 5 >

Entrar a la versión completa del artículo