La Etica... ¿y yo... qué tan corrupto soy?
LO QUE ESTA A PUNTO DE LEER CAMBIARA SU VIDA PARA SIEMPRE

Número 526 | La Carpeta Púrpura 526 | Yuri Serbolov

De un lado la ética parece algo viejo, una discusión pasada de moda (demodé), una preocupación de los antiguos, algo para estudiar en la primaria. Del otro lado no se ve cómo la humanidad o el mundo puedan tener futuro sin un comportamiento ético.

De un lado nadie habla hoy de la ética, del otro lado el comportamiento poco ético de Madoff ha causado un daño financiero no sólo a un puñado de millonarios, sino ha cimbrado las estructuras financieras de Nueva York y el mal manejo de los derivados hipotecarios ha colapsado a instituciones que tenían más de un siglo de prestigio y ha llevado a la mayor crisis financiera de la historia, al grado de poner en jaque al sistema capitalista, el cual está al borde de una Gran Depresión.

De un lado hemos creado una civilización materialista, consumista, egocentrista, egoísta, valemadrista y cínica, donde la gente vale por lo que tiene y por “quién

es”, sin importar cómo lo obtuviste. Del otro lado, hoy estamos más urgidos que nunca de la verdad, de la bondad y la belleza.

De un lado hemos alcanzado los más altos desarrollos científicos, tecnológicos y materiales. Del otro lado estamos llevando al límite de resistencia al planeta, agotando sus recursos naturales, desertificando sus tierras, descongelando los polos, contaminando aguas y tierras.

De un lado el ser humano ha alcanzado su más alto desarrollo material de la historia. Del otro lado tenemos el más pobre desarrollo espiritual y a miles de millones de seres humanos que no están incluidos en ese desarrollo.

¿Es importante en este contexto estudiar la ética? ¿Podemos cambiar el comportamiento de las élites políticas y económicas? ¿Podemos cambiar el comportamiento de los individuos, de la sociedad y los gobiernos? ¿Pueden surgir nuevos valores?

No sabemos la respuesta.


1 2 >

Entrar a la versión completa del artículo