Análisis a Fondo: También Colapsó la Economía

Número 734 | La Carpeta Púrpura No. 734 | Francisco Gómez Maza

o Huracanes y terremotos descuadraron las cuentas

 o Por tanto, el crecimiento del producto está en veremos


Primero la economía nacional no se levantaba por la irresponsabilidad y la impericia de los economistas de Hacienda, Sus pronósticos no pasaban del 2 por ciento de crecimiento de producto interno bruto; algún momento vaticinaron 3, que para una economía como la mexicana es sumamente bajo, pero vinieron las desgracias. Primero las inundaciones por las torrenciales lluvias provocadas por los huracanes. Y luego, no contenta con ello, la naturaleza se ensañó aún más con los terrícolas. La tierra comenzó a bailar, como dice mi nieta, y tronó el 7 de septiembre en las zonas del sur sureste mexicano, dejando una estela de destrucción y muerte.

Muchos mexicanos se solidarizaron con los damnificados de la costa de Chiapas,

el istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, y el estado de Guerrero. A los daños causados por los huracanes se añadió la destrucción del terremoto de 8.1 grados Richter, que estuvo inclemente contra chiapanecos y oaxaqueños. Muchísima gente se quedó a la intemperie, sin techo, o se fueron a refugiar a casas de familiares, pero sus casas están aún tiradas, sin que se haga algo por la reconstrucción. Han vivido las de Caín desde el día del terremoto /el 7 de septiembre) sufriendo la ansiedad y la angustia de los movimientos de la tierra: poco más de cuatro mil réplicas en menos de un mes.

Luego, de ribete, la naturaleza volvió a ensañarse, ahora ya no sólo con los habitantes del sureste, sino con los de Puebla, Morelos y la Ciudad de México, dejando muchas construcciones en el suelo, edificaciones colapsadas y una cola de muerte de personas que, hasta el momento, ha rebasado los 300.


1 2 3 4 >

Entrar a la versión completa del artículo