México, ¿sin autoridad moral? TRES VIOLACIONES

Número 503 | La Carpeta Púrpura 503 | Yuri Serbolov | Imprimir | Enviar

La vía de la mentira, la vía del oportunismo, la vía de pisotear a los demás, a las leyes, a la ética en aras de salirse con la suya. El problema de México es muy sencillo y a la vez muy complejo: poner por encima de los principios los intereses e incluso las opiniones y emociones.

Ningún país que viola principios puede ser exitoso y desarrollarse (con excepción de China que se ha prostituido y logra altos índices de crecimiento, también momentáneos, teniendo mano de obra esclava, contaminando, violando los derechos humanos, sin libertad de expresión, sin democracia). La ventaja competitiva de México fue eclipsada por un violador mayor. Ese es el triste camino de la violación de principios: siempre habrá un corrupto mayor, alguien que se prostituya a un menor precio, alguien que esté dispuesto a hacer cosas más deleznables. Desgraciadamente la “civilización occidental” le ha dado más valor al poder

y a la riqueza que a la verdad, la bondad y la belleza, como hizo, por contra, la Gran Civilización de la Grecia Clásica y esto nos ha llevado a un mundo egoísta, egocentrista, materialista, valemadrista y cínico, donde estamos destruyendo a la ecología, al planeta e incluso al propio ser humano. Y México se cuelga varias medallas en esa carrera.

Si el Presidente no tiene autoridad moral, si el Presidente se robó unas elecciones, si el Presidente miente, si el Presidente pone sus intereses personales, partidistas, de facción o grupo por encima de los intereses nacionales y sobre todo por encima de los principios, de ahí para abajo es la corrupción nacional. Hoy día en las oficinas gubernamentales ya no sólo roban quienes están en contacto con el dinero, sino que incluso los técnicos y los funcionarios de menor nivel también demandan su “mochada”. Eso tiene paralizada y colapsada a la administración pública.


< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 >

Comenta este artículo